Consejos para colorear un mandala

consejos para colorear un mandala

Es sencillo asociar la acción de colorear con un simple pasatiempo infantil sin embargo, realizar esta actividad conlleva muchísimos beneficios más allá del simple hecho de distraerse por unos momentos, especialmente si se trata de colorear un mandala.

Aunque el objetivo de este artículo es darte unos consejos para colorear, es necesario hacer un breve repaso sobre los beneficios adicionales que se obtienen de colorear siendo adulto.

Qué son los mandalas

Antes que nada me gustaría explicarte brevemente qué son los mandalas. 

Aunque los mandalas como los conocemos al día de hoy, figuras geométricas con patrones simétricos y colores, tienen sus raíces en Hinduismo y Budismo como un medio de representar la totalidad, equilibrio, armonía e incluso el universo entero. 

La palabra mandala proviene del Sánscrito que significa círculo. 

La realidad es que los mandalas no son exclusivos de esas culturas, de hecho a lo largo de la historia se pueden apreciar este tipo de imágenes o representaciones en una diversidad de culturas. De hecho, si miras la Piedra del Sol o el Calendario Azteca, es una forma de mandala. 

Ahora bien, la creación de los mandalas en las diversas culturas, ha servido como una herramienta no sólo para representar gráficamente lo intangible, también es usada como una forma de meditación, entrar en trance y de enseñanza espiritual

Cada día se está investigando más y más los beneficios de los mandalas, los más reconocidos son.

Beneficios de colorear un mandala

Arteterapia.

A finales del siglo XX y justo después de la Segunda Guerra mundial comienza a surgir con gran auge un estilo de terapia enfocada en las artes plásticas.

Con el uso de la pintura, escultura y otros medios le permite al usuario poder expresar sentimientos que en ocasiones son difíciles de hablar o incluso como una forma de aumentar la autoestima y confianza.

Como dato curioso, el psicoanalista Carl Jung usaba los mandalas con sus pacientes como una forma de representar el ego o el ser en el centro y de ahí comenzar a descubrir ideas, sueños y deseos que rodean ese ser.

Meditación y mindfulness.

Cada día son más los estudios científicos que apuntan los beneficios de la meditación y el mindfulness. Los mandalas son una gran herramienta para practicar meditación, pues aunque no lo parezca al estar enfocado en realizar una actividad repetitiva (colorear patrones) permite poner nuestra atención en un sólo punto y evitar cualquier otro tipo de distracción, siendo esto uno de los objetivos del mindfulness. 

Tratamiento del estrés, dolor y ansiedad. 

Algunos estudios científicos han analizado los beneficios de los mandalas como una herramienta terapéutica y han descubierto que el colorear o dibujar mandalas, a diferencia de dibujar patrones aleatorios reducen el estrés, dolor, ansiedad e incluso está siendo usado para tratar el estrés post traumático. 


Si quieres leer más al respecto da clic aquí para leer:

Beneficios de colorear un mandala.


Ahora bien, ya que has descubierto qué son y algunos beneficios, es momento ahora si de hablar sobre algunos consejos sobre cómo colorear mandalas para que puedas lo puedas aprovechar al máximo:

consejos para colorear mandalas

Consejos para colorear

Para comenzar me gustaría darte estos consejos que quizás no son tan prácticos pero te serán de mucha ayuda al momento de colorear tu mandala.

Sigue tu instinto.

Este es quizás el punto más importante de todos, más allá de elegir los colores perfectos o diseñar el patrón, parte de la diversión de colorear un mandala es justamente hacerlo de la forma que tu desees y como te sientas.

Recuerda que este proyecto es tuyo y de nadie más, por lo tanto, colorea como te sientas más cómodo, poniendo la combinación de colores que tú creas conveniente y que te hagan sentir satisfecho.

Evita compararte con otros.

Una vez que has terminado tu mandala o durante el proceso, es muy importante evitar comprarte con el resto, sobre todo si estás buscando inspiración en internet sobre que colores usar o cómo acomodar los patrones.

Este proyecto es tuyo y de nadie más, será un reflejo de quién eres y cómo te sientes, si el resultado no te es del todo satisfactorio, ¿adivina qué? No es el fin del mundo y siempre se puede volver a comenzar.

Lo maravilloso de este tipo de proyectos te enseñan que el mundo no es perfecto y que sin importar que es lo que suceda, siempre se puede comenzar de nuevo, lo que me lleva al siguiente punto.   

Los errores son parte del proceso.

Si es la primera vez que comienzas a colorear un mandala es altamente probable que tengas algunos errores, es probable que te salgas de una línea, pintaste un espacio que no tenías pensado colorear o usaste el color equivocado.

Sea cual sea el error, recuerda que estos son parte de todo el proceso.

Es absolutamente normal cometer errores, además, estos errores te enseñarán mucho de ti y de tu forma de lidiar con la situación.

Aprende a disfrutarlos y no tengas miedo de mostrarlos con orgullo, pues al final del día si terminas de colorear uno de nuestros mapas grandes es probable que un pequeño error sea totalmente imperceptible ante el producto final.

No te obsesiones por el un árbol cuando lo que importa es el bosque completo.

colores para colorear mandala

Ahora si, vamos con los consejos prácticos para colorear un mandala.

Elige los colores.

El primer paso es quizás la elección de los colores, aunque en nuestra tienda encontrarás algunos mix de marcadores con una mezcla de colores específicos que puedes adquirir y usar, si te interesa otros puedes intentar buscar inspiración en: 

    • La naturaleza. Sé que suena un poco raro pero tan si comienzas a observar en tu alrededor notarás diferentes mezclas de colores en plantas, flores, montañas, etc., basta con tomar un paseo por el parque para observar cómo se mezclan las diferentes tonalidades de verdes, cafés, amarillos, etc., o busca en internet fotografías de selvas, montañas, océano o cualquier paisaje natural que te guste y pon atención en los colores.
    • Dónde se va a colocar. Si piensas colocar tu mandala en alguna parte de tu casa una vez que lo has terminado, entonces quizás te convenga prestar atención en los colores de esa habitación y colorear de forma que combine, si eres nuevo en el tema quizás valga la pena estudiar un poco de teoría del color, te será muy útil.
    • Internet. Si quieres una solución más sencilla y tecnologica siempre puedes recurrir al internet, ya sea alguna página especializada en color como esta Design Seeds o alguna herramienta como la aplicación Adobe Color, que te permite explorar y crear paletas de diferentes colores.

Cómo comenzar a colorear.

No existe una forma correcta o incorrecta de pintar un mandala sin embargo existen dos formas de hacerlo que te podrían ser útiles.

  • Colorea del centro hacia afuera. Esta es quizás la forma más sencilla y recomendada, especialmente si es la primera vez que coloreas, te permitirá ir observando cómo los colores van formando patrones cada vez más interesantes y llamativos. La ventaja de esto es que te permite comenzar también a colorear las partes más pequeñas primero, de esta forma si llegaras a cometer un error es más fácil de corregir o de notar.
  • Colorea de afuera hacia el centro. Colorear de afuera hacia adentro es quizás un poco más retador pero no por ello menos divertido. Si lo que quieres es simplemente dejar ir la imaginación, creatividad y ver que resulta al final, entonces quizás esta es la mejor forma de comenzar a colorear tu mandala.
  • Colorea por secciones. Una forma diferente y bastante divertida es colorear por secciones. Nuestros mapas fueron creados con la intención de que cada región tuviera un patrón diferente, de forma que al colorearlos pudieras optar por usar una diferente paleta de colores y terminar con un diseño único y contrastante.

No te olvides del blanco.

Recuerda que el blanco también es un color, o bueno, técnicamente es la suma de los colores primarios (rojo, verde y azul), el punto es que puedes jugar con este color en combinación con los otros, no tengas miedo de dejar espacios en blanco en tu mandala y úsalos a tu favor.

Usa diferentes tipos de herramientas.

Este es quizás uno de los consejos que más se pasa por alto o quizás no se toma en cuenta. Una forma muy interesante de colorear tu mandala es mezclar diferentes tipo de herramientas, es decir, no es obligatorio que si comienzas a colorear con marcadores o plumas de gel, tengas que usarlos siempre durante todo el proceso. Puedes combinar marcadores, plumas de gel, colores de gráfito, acuarelas, etc., esto le dará, además de tonos diferentes, una textura única que permitirán resaltar.

Haz pruebas primero.

Si quieres experimentar con combinación de colores o herramientas no olvides hacer pruebas primero. Estas pruebas las puedes hacer en un papel aparte o si vas a colorear el mapa impreso grande, te recomendamos utilizar primero nuestros mapandalas digitales, de esta forma puedes imprimir uno, experimentar con diferente combinación de colores y herramientas, si el resultado te agrada entonces ahora si puedes aplicarlo al mapa grande.

Espero que estos consejos te sean de utilidad para colorear tu mapa mandala, y recuerda, que si quieres presumirle al mundo tu creación no olvides enviarnos una foto o todas las fotos que quieras, con gusto las publicaremos en nuestras redes sociales o en alguno de nuestros artículos.